domingo, octubre 30, 2016

Diálogo interrumpido (por la distancia temporal)

O del efecto flicker

(Un día cualquiera)
Fedro. ¿Sabes Al? hay quien dice sorprenderse ante la respuesta que los jóvenes dan en las urnas, pero la verdad es que no entiendo tal sorpresa.
Desde 1914 a 1945 en Europa, en la vieja Europa, más de 100 millones de personas han sido masacradas por las guerras, los campos, las hambres, las deportaciones… Por no hablar de todo lo acaecido después en los Balcanes y en toda la Europa Oriental, y por no hablar de las hambrunas africanas de las que los europeos parecemos no saber nada, quizá por sentirlas lejanas, digo yo. La cuestión es que si lo piensas bien los jóvenes tienen motivos para ser, si no nihilistas, sí al menos unos perfectos descreídos, lo que les da derecho a protestar ejerciendo su derecho a exigir un cambio en el estado de las cosas. Ellos no se merecen heredar un despropósito que no va con ellos… Hay motivos más que suficientes para entenderlos...

(Tres día después de un día cualquiera)
Alcibiades. Querido Fedro, he tardado en contestar porque lo que dices me parece tan importante como sorprendente. Tú te sorprendes ante la sorpresa de otros y yo me sorprendo de la tuya. No seré yo quien te quite la razón si fuera la razón lo que estuviera en juego, que no es el caso. Antes de responderte he querido realizar unas preguntas a mis alumnos, que no son sino esos jóvenes que necesitas entender para poder justificar. Digo yo. Pero, ¿acaso necesitamos entenderlos? ¿Es esa la cuestión? O mejor, ¿crees que cambiarían las cosas si los entendiéramos? Les pregunté si sabían quién era Stendhal y me dijeron que no; les pregunté si sabían quién es David Lynch y no lo sabían; les pedí que me dijeran nombres de directores de cine y su respuesta fue un murmullo; les pregunté acerca del problema de Oriente Medio y ninguno tenía opinión; les pregunté si sabían quién fue Pol Pot y no lo sabían; les pregunté por los Hutus y los Tutsis y creyeron que les hablaba de una película; les pedí opinión sobre lo acaecido en Ruanda años atrás y no supieron ni situar mentalmente el país. Después me retiré a mis aposentos y me encontré con esta noticia “El 85 % de los adolescentes no puede leer sin oír música al mismo tiempo, generando lo que los psicólogos llaman el flicker effect”. ¿Me sigues? 

No hay comentarios: