domingo, junio 14, 2020

¿Qué es peor: confrontarse con un Malvado o con un Cobarde?


No hace falta hablar desde la ideología; sólo hay que analizar las circunstancias en función, o del medio más oficial y unívoco en cuanto a información se refiere (las televisiones) o de la trastienda (canal de distribución más o menos alternativo mucho más plural y por supuesto menos influyente: youtube). En el primero todo son luces y es sólo en la trastienda donde pueden aparecer las sombras. Las que no son vistas por aquellos cuya fuente de información es la oficial.

Por otra parte; Hay algo incuestionable en los resultados obtenidos en la gestión de la Pandemia aquí en España: que somos quienes tenemos las peores cifras de TODO EL MUNDO en cuanto a factores relacionados no tanto con lo anecdótico (economía) como con lo sustancial (muerte). Más allá, claro, del uso autoritario y abusivo que pueda haberse dado en la gestión del Estado de Alarma por parte del Gobierno, quien en su comienzo se declaró único responsable en la toma de decisiones nacionales (búsquese en youtube y véase); quien ya se había preocupado previamente por tener colocada como Fiscal del Estado a una amiga; quien manipula el CIS con desvergüenza; quien controla el CNI de forma unívoca y torticera; quien miente en torno a la cifra de muertos, además de en muchas otras cosas. y quien después de todo alardea de su gestión.

Ante esta circunstancia, de la que sólo al parecer saben quienes se informan en youtube, hay dos formas de ser de izquierdas: la moderada o social-demócrata, cuya Superioridad Moral autoconsciente le hace creer que todo aquelllo que no sea re-distributivo es barbarie, y la extremista, a la que se la trae al pairo la barbarie porque lo único que quiere es que vistamos todos igual en nuestros nichos urbanos igualmente iguales.

Ante la situación descrita, la de ser el país que peor ha gestionado la crisis COVID en el mundo y con la cifra de muertos más alta del mundo por millón de habitantes y de sanitarios infectados, ¿podrían los responsables que han obtenido el mando total de la gestión gracias a ese Estado de Alarma considerarse malvados si más allá de su negligencia empíricamente demostrable alardean de su gestión? ¿Podrían los responsables del record Guiness Mundial en cuanto a desesperación, dolor y muerte se refiere ser considerados malvados si después de todo no saben hacer otra cosa que alardear? ¿Quiénes serían los verdaderamente malvados en este macabro juego: los representantes extremistas de la Izquierda a los que ves gozar con el ejercicio de un poder autoritario al que nunca han renunciado en tanto que utopía, o los moderados de la Izquierda que callan y bajan la cerviz ante lo que les permite mantener su poltrona? Para mí está claro: el verdadero peligro se encuentra más en quien baja la cabeza creyendo en su Superioridad Moral sobre la Derecha, que en quien mantiene la cabeza alta ante la ignominia qué él mismo produce.


No hay comentarios: