viernes, octubre 20, 2006

Pásalo

Es francamente difícil adquirir una vivienda sin hipotecar tu vida hasta tu última enfermedad mortal. Pásalo.
Todos los días se hacen millones de horas extras no remuneradas y no podemos quejarnos a quien nos permite sobrevivir aun a costa de malvivir. Pásalo.
La última canonización que hizo el Papa en Madrid congregó a más de un millón de personas, la misma cantidad que acudió a la manifestación del no a la guerra. Pásalo.
Y la vivienda sigue siendo inaccesible. Si no es dejando hasta la última gota de tu sangre en una hipoteca que te absorve la mitad de un sueldo ridículo. Pásalo.
La televisión la programa el share, por eso tenemos la televisión que tenemos. Pásalo.
Dicen que la boda real costó más de cuatro mil millones de pesetas. Pásalo.
Es sumamente difícil conseguir tener una vivienda propia si no es dejándote en ella más de lo que podría dejarte vivir dignamente. Pásalo.
Hay quien se queja de la televisión pero nunca se manifiesta por ello. Pásalo.
Telefónica sigue actuando como si nada y nadie se manifiesta con ello. Pásalo.
Mucha gente sufre por la degradación del planeta, pero ya sólo los desesperados carecen de aire acondicionado. Pásalo.
Las buenas intenciones sirven, generalmente, para hacer gordo a quien sabe que con las intenciones no hay acción y sin acción todo sigue igual. Pásalo.
Me dicen, por e-mail, que van a apedrear a una africana y que no lo permita y que mande el e-mail a más gente para que se solidarice con la africana. Pásalo.
Millones de personas malviven con los denigrantes sueldos que les paga quien se va de putas todos los días que puede. Pásalo.
Que van a apedrear a la mujer africana. Pásalo.

2 comentarios:

El Pozo y El Numa dijo...

Tenía que haberle agradecido don Alberto antes su comentario excesivo del 30 de septiembre, a propósito de los repiques y sones (a veces, puro ruido) que cuelgo en el blog de don Félix. No sabía de su situación nueva de 'espectador expectante', ¡larga vida y buena suerte! Sabía de sus apariciones fuagces en 'Archipiélago' y de sus manías inveteradas vertidas en el comentario citado. Ya se sabe arquitectos, toros, algunos autores y así.
El mismo día 30 que aprovecha para comentar aquí, en su blog, su mareo en la neocueva de Juan Navarro Baldeweg, arquitecto de posibles, pese a su formación americana y sotiana. Pero bueno, ya se sabe, de tales padres salen hijos poco atentos. La arquitectura, el espectáculo y los desintereses generalizados.
Un saludo y hasta otra.

Cerillo dijo...

Me quejaré en la oficina de buenas intenciones, de su saturación y propondre al defensor del protesta pero estate quieto que vamos adquiriendo perfiles de arengue en salazón, todos bien metidos en nuestras casitas bien apretados. A esto no le veo solución.